¿El estrés influye en el sobrepeso?

5 Sep

Tenía mucho tiempo sin actualizar el blog y mis lectores pensarán que los he olvidado; pero no es así, tenía mucho trabajo pero aquí estoy nuevamente para compartir todas esas informaciones que nos ayudarán a alcanzar nuestra meta de perder peso y mantenerlo para siempre.

¿Alguna vez has picado entre horas cuando estás nervios@?, ¿Sí? Pues no estás sol@, a muchas personas nos pasa esto. La mejor de las dietas puede arruinarse tras un día de tensión, una relación sentimental que no funciona, un exámen final en la universidad o una enfermedad grave de algún familiar.

Como seres humanos desde una edad muy temprana aprendemos a buscar confort y satisfacción en la comida, lo cual no es una buena práctica para los que queremos perder peso.

Pero, si eres de los que no come mucho cuando está estresado o angustiado ¿sabías que igual podrías engordar a causa del estrés?

Cuando estamos sometidos a situaciones estresantes nuestras glándulas adrenales, localizadas en la parte superior de los riñones, segregan una serie de hormonas, entre las cuales se encuentra el cortisol. Una parte de nuestro sistema nervioso conocida como el sistema nervioso simpático segrega otras hormonas llamadas adrenalina y noradrenalina. Estas hormonas, en conjunto, tienen varios efectos, entre ellos aumentar los niveles de glucosa en la sangre. El cortisol, en particular, es una hormona que juega importantes papeles en nuestro cuerpo, entre ellas: funciones relacionadas con el metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos; con la regulación de la presión sanguínea, la retención de agua y sales y la actividad del sistema inmunológico. En situaciones de estrés nuestro cuerpo segrega una cantidad de cortisol mayor de lo normal, con el propósito de producir energía a partir de las grasas y las proteínas, para así, aumentar la cantidad de ésta disponible.

Por lo tanto, cuando estamos estresados no sólo comprometemos nuestro sistema cardiovascular e inmunológico (de ahí que te den muchas gripes) sino que también el cortisol se ocupa que acumulemos grasa en la zona media del cuerpo, aumentando de peso aunque nuestra dieta no varíe mucho en esos días.

Particularmente, yo he subido unos 3 kilos desde que estoy trabajando en casa. Tengo mucho trabajo y me estreso tanto como cuando iba a una oficina, con la diferencia, de que no tengo con quien hablar durante el día, con quien tomarme un café para descansar o quien me cuente un chiste y eso me hace concentrarme mucho más en el estrés.

Por eso he decidido tomar cartas en el asunto y enfocarme en hacer más ejercicio para ayudarme a “desechar” el estrés.

Dado que no podemos dejar de trabajar o no podemos evitar enfermarnos, separarnos, que se mueran seres queridos, tener exámenes finales y todas las cosas que nos producen estrés, ¿cómo podemos combatir los efectos dañinos que éste tiene sobre nuestro organismo?

A continuación voy a compartir contigo una serie de tips ofrecidos por el doctor Ignacio Ferrando de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, que te ayudarán a combatir el estrés:

1. Evita el consumo de café y alcohol, y si lo tomas hazlo de forma moderada. Estas sustancias sobreestimulan el organismo y si provocan alguna sensación de relajación es transitoria.

2. Haz ejercicio al menos tres veces por semana. El esfuerzo físico moderado (por ejemplo caminar o bailar) estimula la segregación de endorfinas, que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo.

3. Conserva una dieta equilibrada, esto no sólo te ayudará a alcanzar el peso ideal sino que te mantendrá con buen ánimo.

4. Ingiere Vitaminas A, B, C y minerales. Busca alimentos que los contengan como las frutas y las verduras frescas, así como los frutos secos y el pescado. Eso te ayudará a obtener los nutrientes necesarios para evitar el estrés.

5. Duerme 8 horas diarias. Esa es la media que debes dormir para mantener tu organismo en un estado óptimo y libre de estrés.

6. Dedícate 15 minutos al día a descansar. Realizar ejercicios de respiración mientras cierras los ojos, al menos una vez al día, te ayudará a controlar la respuesta del organismo ante el estrés.

7. Piensa en positivo. Conserva pensamientos positivos ante las adversidades y trata de recompensarte por los malos ratos que has pasado de otra manera que no sea comiendo. Por ejemplo: Ir la peluquería, comprarte algo nuevo (un cosmético, un accesorio, etc.) o salir a pasear.

8. Aprende a disfrutar de los pequeños placeres de la vida, sonríe, agradece los atardeceres, las flores, el sol y todas las cosas que te rodean en la naturaleza (y que son gratis) y trata de controlar tus emociones evitando caer en el mal hábito de refugiarte en la comida.

Si te gustó este artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email con tus amigos y familiares y recuerda que puedes recibir los artículos directo a tu bandeja de correo si te anotas en la parte superior del blog, donde dice suscripción por correo electrónico.

Por Lolybel Negrín Pantoja

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: