Archivo | Psiquis RSS feed for this section

¿Por qué fallan las resoluciones para bajar de peso en el Año Nuevo?

16 Ene

El último día del año o los primeros días de enero nos prometemos muchas cosas a nosotros mismos, pero no las cumplimos. Según una encuesta patrocinada por la empresa Franklin Covey cada 4 de 5 personas rompen sus promesas de año nuevo porque están muy ocupadas o porque no se sienten muy comprometidas con las resoluciones de pérdida de peso que se hicieron a sí mismos. Si te propusiste bajar de peso en el 2012, y quieres realmente cumplir con esto hasta el final, lee con atención qué promesas de año nuevo NO debes hacer y por qué.

Promesa #1 Voy a hacer dieta

“Cuando comienzas el 1° de enero diciendo este es el primer día de la dieta estás condenado al fracaso”. Esta es la opinión de Heather Bauer, fundadora de Nu-Train, una empresa especializada en consejería de nutrición, ubicada en Nueva York, Estados Unidos. Para Bauer dieta significa hambre, miseria y abandonar tu rutina normal; en cambio, en vez de decir que vas a hacer dieta, prométete que vas a cortar las calorías con comidas más saludables, lo que te ayudará a perder más peso y obtener mejorías en tus ejercicios; hazte el propósito de reducir al mínimo las comidas procesadas, refinadas y altas en azúcar todos los días.

Promesa #2 Voy a ir al gimnasio todos los días

La pérdida de peso responde a una simple ecuación: Quemar más calorías de las que uno consume, por ello es importante que hagas algún tipo de ejercicio; sin embargo, si eres de los que nunca en la vida mueve un pie, no prometas que vas a ir “todos los días al gimnasio” a partir de enero, pues seguro que no vas a mantener esta resolución. Comienza despacio ejercitándote un poquito todos los días hasta que puedas realizar fácilmente 30 minutos 5 veces por semana. Lo ideal para perder peso es hacer 1 hora de actividad física diaria, pero eso se logra poco a poco, no es de un día para otro.

Promesa #3 Voy a pesarme todos los días

Aunque es importante llevar un registro de tu progreso, los expertos no aconsejan que uses la pesa o la báscula todos los días, pues las pequeñas variaciones en el peso podrían deprimirte e impedirte que cumplas con tus metas; en su lugar escoge un par de pantalones que hace mucho tiempo no te quedan, úsalos como patrón para notar tu éxito, si pierdes kilos y tus medidas están bajando seguro que ese pantalón te va a quedar.

Promesa #4 Nunca más volveré a comer mi plato favorito

Ya sea chocolate, helado, postres, pasta, etc… no es razonable decir que nunca más volverás a probarlo. De acuerdo a la opinión de la nutricionista Marjorie Nolan, no debes privarte de la comida que te hace feliz. En vez de eso, promete que no comerás sino un pedazo pequeño de chocolate o unas cucharadas de helado una vez al mes, o cuando el antojo de esa comida sea lo suficientemente fuerte. Privarte todo el tiempo de la comida que te gusta sólo te producirá un atracón de esa comida o de otro tipo de alimentos después.

Promesa #5 Voy a hacer dieta, ejercicio, ahorrar dinero, correr un maratón, trabajar por la paz mundial, etc.….

El problema aquí es que haces muchas resoluciones en un mismo período de tiempo. Es más probable que puedas cumplir con una sola promesa de año nuevo que con cinco, por eso debes ser más específico en tu resolución para el 2012. Si quieres que tu propósito de año nuevo se quede contigo durante los 12 meses, éste tiene que ser: específico, medible, posible, relevante, equilibrado y sin muchas restricciones.

Por ejemplo: “Quiero perder peso” es una resolución muy vaga, trata de ser más específico: “Quiero perder 20 kilos en los próximos 12 meses”.

Promesa #6 Voy a dejar de desayunar

Por muy trillado que suene es verdad: “el desayuno es la comida más importante del día”. Tú pensarás que puedes ahorrarte 300 calorías del desayuno, porque igual no te da hambre, pero lo cierto es que si no comes un desayuno saludable diariamente puedes comprometer tu pérdida de peso -y el remedio será peor que la enfermedad-. Cuando no desayunas estás muerto de hambre a la hora del almuerzo y comes más. Además, al pasar tantas horas sin comer, desde la cena del día anterior hasta el almuerzo del otro día, tu metabolismo se vuelve más lento y por lo tanto quemas menos calorías que la gente que si desayuna Si quieres aumentar la manera en que tu cuerpo quema las calorías que consumes hazte la promesa de comer porciones de comida más pequeñas y tener dos meriendas saludables a lo largo del día, una a media mañana y una a media tarde.

Promesa #7 Voy a seguir la dieta de moda

Cada semana sale un nuevo libro de dietas al mercado: la dieta de la sopa de repollo, la dieta de la manzana, la de los puntos, la de la avena, la del pomelo, etc…, pero una dieta basada en un solo grupo de alimentos es muy difícil de sostener en el tiempo. En vez de hacer promesas imposibles de cumplir con una dieta basada en un solo alimento o grupo de alimentos, cámbialo por una dieta balanceada con grandes cantidades de frutas, y vegetales, acompañados por moderadas porciones de cereales integrales (pan, pasta y arroz integral), proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa y  grasas saludables.

Si le pones atención a estos consejos verás que bajar de peso en este nuevo año te resultará mucho más fácil.

Fuente: http://www.everydayhealth.com

Antes de terminar este artículo quería comentarles que no he abandonado el blog; estuve enferma desde el 31 de diciembre de 2011 con una dolencia en el hombro derecho, denominada bursitis, que me impedía escribir en la computadora, de allí la ausencia; pero una vez superado el problema de salud, aquí estoy nuevamente con ustedes compartiendo esta aventura difícil – pero no imposible- de vencer el sobrepeso y convertirnos en personas más saludables, con una vida más plena y con más energía.

Si te gustó compártelo con tus amigos en Facebook, Twitter o por email en los botones que están aquí abajo.

Por Lolybel Negrín Pantoja

Anuncios

El poder de la fuerza de voluntad

4 Dic

La modernidad ha traído como consecuencia que nos hemos acostumbrado a tener todo rápido y sin esfuerzo, hay máquinas que lavan por nosotros, que pican y mezclan la comida por nosotros, que abren las latas por nosotros, que suben las escaleras por nosotros, y mientras más dinero ganamos menos esfuerzo realizamos porque contratamos asistentes personales, mucamas y niñeras que hacen todo por nosotros. En este mundo moderno -donde reina la ley del mínimo esfuerzo- la fuerza de voluntad es un bien escaso y hay gente que desconoce el término; pasan la vida sin saber por qué hacen las cosas, abandonando todo lo que emprenden y desconociendo cómo enfocar sus esfuerzos.

¿Cuántas veces has dicho que ahora si vas a empezar a caminar todos los días o a ir al gimnasio y no lo haces? ¿Cuántos lunes comenzaste una dieta y la abandonaste el martes porque no pudiste resistirte a una pizza o a una torta de chocolate? ¿Te identificas con esto? Pues te falta fuerza de voluntad. Tal vez ya lo sabías y dices pues bueno ¿qué puedo hacer si me falta voluntad? Déjame darte una buena noticia: La fuerza de voluntad es algo que puede ejercitarse. Tal vez hasta ahora pensaste que la voluntad es una rara virtud con la que algunos nacen (como tener los ojos color violeta) y que no se puede cambiar, pero no es así. Si quieres y practicas estos ejercicios, tú también puedes tener fuerza de voluntad y lograr todas las cosas que te has propuesto pero que hasta ahora no has podido hacer.

La fuerza de voluntad se define como la capacidad de tomar una decisión y perseverar hasta lograr con éxito lo que te has propuesto; es la fuerza interior que te permite rechazar la satisfacción inmediata, con el fin de obtener algo mejor pero que requiere de esfuerzo y tiempo.

Al desarrollar la fuerza de voluntad podemos escoger nuestros comportamientos y acciones, en lugar de ser gobernados por ellos; estamos en control de nosotros mismos, mejora nuestra autoestima, somos más felices y por ende somos una mejor versión de nosotros mismos.

¿Cómo se puede incrementar la fuerza de voluntad?

Para desarrollar y mejorar la fuerza de voluntad es necesario llevar a cabo acciones que normalmente no te gusta hacer por pereza, debilidad o timidez, pero que si las haces ayudarás a entrenar tu mente a obedecer y te convertirás en una persona con más fuerza interior.

Así como el levantamiento de pesas prepara a tu cuerpo para cargar objetos pesados en el momento en que lo necesites, estos ejercicios te ayudan a desarrollar la fortaleza interior para cuando la requieras.

Ejercicio #1

Tu fregadero está lleno de platos, pero tu te sientes muy cansado(a) para lavarlos ya, así que lo pospones para más tarde. ¡Párate y lava los platos ahora! No dejes que la pereza te supere. Cuando estás desarrollando fuerza de voluntad y tú sabes la importancia que ésta tiene en la vida, es vital que hagas lo que tienes que hacer sin demoras.

Ejercicio #2

Llegas a tu casa cansado(a) del trabajo y te sientas en el sofá a ver televisión. Sabes que debes bañarte pero te sientes con mucha pereza para ir a la ducha ahora. No te rindas ante el deseo de permanecer viendo TV, párate y báñate ya.

Ejercicio #3

Vas en el tren o en el autobús luego de un largo día de trabajo, estás agotado(a) y ves a una persona de la tercera edad o una señora embarazada que se para junto a ti. Pues levántate y dale el asiento a esa persona. No lo hagas sólo por buenos modales, sino porque es algo que de verdad no quieres hacer en ese momento. Este ejercicio es ideal para superar la resistencia de tu mente y de tu cuerpo a hacer las cosas que debes hacer.

Ejercicio #4

Tú sabes que el ejercicio físico es bueno para tu salud y necesario para ayudarte en tu lucha contra el sobrepeso, pero siempre dices que no tienes tiempo y cuando tienes una hora libre prefieres quedarte acostado(a) viendo una película en vez de salir a caminar. Pues de ahora en adelante, cada vez que quieras sentarte en el sofá a ver TV levántate y sal a caminar o si el clima no lo permite, pon música movida y comienza a bailar en tu casa. Limpia tu piso o saca el perro a pasear, lo que sea para quemar calorías.

Ejercicio #5

¿Siempre tomas el ascensor o las escaleras mecánicas? Por un semana prueba a no agarrar las escaleras mecánicas y no uses el ascensor para ir a un piso inferior al tercero.

Ejercicio #6

¿Bebes mucho café o refrescos (gaseosas) de dieta? Pues lentamente ve disminuyendo la cantidad de tazas de café o latas de refresco que tomas en una semana.

Ejercicio #7

¿Tienes ganas de comer algo poco saludable o de muchas calorías? Pues por el buen desempeño del ejercicio no lo ingieras para nada.

Ejercicio # 8

Proponte a vencer la flojera (pereza). Convence a tu mente de que ganas fuerza interior cada vez que haces cosas a pesar de la pereza y de la resistencia interna a hacerlas.

Para finalizar y aunado a la práctica de los ejercicios, toma consciencia de que lo que piensas y dices influye en tu fuerza de voluntad, por eso debes comenzar a hablar de forma positiva y afirmativa. Escucha y reconoce tus frases negativas más frecuentes y cámbialas. Lo que decimos, muchas veces sin pensar, influye en nuestro estado de ánimo y puede levantarnos o apagarnos, así que ten cuidado con lo que piensas y dices para no reforzar tus limitaciones.

Te invito a que pruebes los ejercicios y dejes un comentario aquí sobre ellos. Me encantaría saber tu opinión y si te ayudó al artículo en tu proceso de pérdida de peso.

Por Lolybel Negrín P.

¿Aceptación de la Gordura o Resignación?

18 Nov

En Estados Unidos hay varias organizaciones que se encargan de velar por los “derechos de las personas obesas”, grupos como la “National Association to Advance Fat Acceptance” (Asociación Nacional para el Avance de Aceptación de la Gordura) combaten la discriminación y abusos que experimentan  muchas personas (incluso niños) que sufren de obesidad.

Es muy loable la labor de estas organizaciones porque todos los seres humanos tenemos derecho a ser tratados con respeto y a que no nos pongan nombres ofensivos o no nos discriminen en el trabajo. Hasta allí todo eso está muy bien. El título de este post tiene que ver con un programa que vi en la Televisión en estos días, donde una mujer muy obesa (calculo que pesaba unos 200 kilogramos o tal vez más) decía que ella participaba en una de estas organizaciones para la aceptación de la gordura y que no pensaba bajar de peso, pues ella era bella como era y se cansó de hacer dietas. Yo veo muy bien que una persona tenga una gran autoestima. La belleza depende de cada quien, lo que para una persona es bello para otra persona es feo, así que nadie debería sentirse feo o fea por ser obeso(a), pues muchas personas podrán apreciar tu belleza sin necesidad de ser una modelo talla 0; sin embargo, lo que yo pienso es que esa mujer no está considerando para nada su salud. Una persona con ese peso le pone una presión demasiado grande a su corazón y a sus articulaciones, pues el cuerpo humano no fue diseñado para cargar 150 kilos extras. Era una mujer joven, pero les puedo asegurar que esa chica no va a llegar a los 40 años (si ya no está enferma) sin padecer de tensión alta, diabetes, colesterol alto, enfermedades del corazón, problemas respiratorios y artrosis en las articulaciones.

En realidad este artículo simplemente lo abrí para esbozar una teoría: ¿Cuando una persona dice que se acepta con su obesidad no será que más allá de la autoestima está tratando de ocultar una total falta de fuerza de voluntad, desidia por su salud y flojera? Es más fácil sentarse en el sofá a comer helados y galletas todos los días, que levantarse a caminar, a hacer ejercicio y dominar tus ganas de comer dulces continuamente. Probablemente esa chica se dio por vencido, porque no es fácil bajar de peso y ahora simplemente dice que ella es bella así y no tiene por qué cambiar. Aún peor, hoy en día hay muchos hombres que se sienten atraídos por las mujeres obesas, entonces ya ni siquiera tiene que perder peso para encontrar pareja, así que tiene una motivación menos para ser saludable.

Yo creo que la salud es algo tan importante en la vida que vale la pena verse fea y flaca, pero saludable, que seguir gorda y bella pero con diabetes, artrosis, colesterol alto, tensión arterial alta, problemas cardíacos, dificultad para respirar, esterilidad e incluso el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, tales como el cáncer endometrial, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el cáncer de colon.

Mi padre murió a los 69 años de edad con debilidad del músculo cardíaco, su problema fue propiciado por toda una vida de obesidad, el corazón tiene que bombear más sangre para cubrir un cuerpo tan grande y por eso con los años el músculo se agota y ya no trabaja igual. Mi papá podría haber vivido más, hasta los 80 años al menos, pero decidió que él era un hombre feliz y no tenía por qué cambiar. Me hubiese gustado que mi papá se hubiese preocupado más por su salud, independientemente de su apariencia. Lo más triste de todo es que luego que le diagnosticaran el problema del corazón él se asustó mucho y adelgazó más de 40 kilogramos; pero ya era tarde, su músculo cardíaco ya no daba más y murió de todas formas. Yo no quiero seguir los pasos de mi padre, yo quiero tener una vejez saludable y gozar de una buena calidad de vida hasta una edad muy avanzada, es por eso que yo no quiero aceptar, ni quiero resignarme al sobrepeso. No es una cuestión de belleza, desde el punto de vista estético para mi las mujeres gordas son hermosas (y me incluyo), pero lastimosamente no se puede ser obesa, tener más de 40 años y ser saludable.

Incluso en una oportunidad cuando era adolescente perdí 26 kilos y llegué a tener el peso ideal para mi estatura, en ese entonces, pero todo el mundo me decía que me veía horrible, pues como soy de cara larga me veo mucho mejor cuando tengo 15 kilos de más que con mi peso ideal. Y yo también me daba cuenta que me veía fea, parecía un esqueleto. Sin embargo, prefiero verme fea y tener más posibilidades de vivir una vida saludable que tener una cara redondita y bonita pero con graves problemas de salud.

Así que mi conclusión es la siguiente: la obesidad es una enfermedad y no debemos conformarnos con padecerla. Incluso un sobrepeso leve -como 15 kilos demás- puede afectar la salud de las personas y su capacidad para andar, correr y desplazarse. ¿Que no es fácil vencer la obesidad? Pues no, nadie dijo que era fácil, pero tampoco es imposible, lo más importante es la voluntad que tengas de estar saludable y de hacer un cambio en tu vida. ¿Quieres buscar inspiración para bajar dejar de ser obeso(a)? Busca en youtube los videos de The Biggest Loser y mira la cantidad de personas que rebajan hasta 100 kilos en 6 meses, con mucho ejercicio y cuidando lo que comen. Si de verdad quieres bajar de peso, puedes lograrlo. ¡Sí se puede!

Si te gustó este artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email  a través de los botones que ves aquí abajo.

Por Lolybel Negrin Pantoja

¿El estrés influye en el sobrepeso?

5 Sep

Tenía mucho tiempo sin actualizar el blog y mis lectores pensarán que los he olvidado; pero no es así, tenía mucho trabajo pero aquí estoy nuevamente para compartir todas esas informaciones que nos ayudarán a alcanzar nuestra meta de perder peso y mantenerlo para siempre.

¿Alguna vez has picado entre horas cuando estás nervios@?, ¿Sí? Pues no estás sol@, a muchas personas nos pasa esto. La mejor de las dietas puede arruinarse tras un día de tensión, una relación sentimental que no funciona, un exámen final en la universidad o una enfermedad grave de algún familiar.

Como seres humanos desde una edad muy temprana aprendemos a buscar confort y satisfacción en la comida, lo cual no es una buena práctica para los que queremos perder peso.

Pero, si eres de los que no come mucho cuando está estresado o angustiado ¿sabías que igual podrías engordar a causa del estrés?

Cuando estamos sometidos a situaciones estresantes nuestras glándulas adrenales, localizadas en la parte superior de los riñones, segregan una serie de hormonas, entre las cuales se encuentra el cortisol. Una parte de nuestro sistema nervioso conocida como el sistema nervioso simpático segrega otras hormonas llamadas adrenalina y noradrenalina. Estas hormonas, en conjunto, tienen varios efectos, entre ellos aumentar los niveles de glucosa en la sangre. El cortisol, en particular, es una hormona que juega importantes papeles en nuestro cuerpo, entre ellas: funciones relacionadas con el metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos; con la regulación de la presión sanguínea, la retención de agua y sales y la actividad del sistema inmunológico. En situaciones de estrés nuestro cuerpo segrega una cantidad de cortisol mayor de lo normal, con el propósito de producir energía a partir de las grasas y las proteínas, para así, aumentar la cantidad de ésta disponible.

Por lo tanto, cuando estamos estresados no sólo comprometemos nuestro sistema cardiovascular e inmunológico (de ahí que te den muchas gripes) sino que también el cortisol se ocupa que acumulemos grasa en la zona media del cuerpo, aumentando de peso aunque nuestra dieta no varíe mucho en esos días.

Particularmente, yo he subido unos 3 kilos desde que estoy trabajando en casa. Tengo mucho trabajo y me estreso tanto como cuando iba a una oficina, con la diferencia, de que no tengo con quien hablar durante el día, con quien tomarme un café para descansar o quien me cuente un chiste y eso me hace concentrarme mucho más en el estrés.

Por eso he decidido tomar cartas en el asunto y enfocarme en hacer más ejercicio para ayudarme a “desechar” el estrés.

Dado que no podemos dejar de trabajar o no podemos evitar enfermarnos, separarnos, que se mueran seres queridos, tener exámenes finales y todas las cosas que nos producen estrés, ¿cómo podemos combatir los efectos dañinos que éste tiene sobre nuestro organismo?

A continuación voy a compartir contigo una serie de tips ofrecidos por el doctor Ignacio Ferrando de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, que te ayudarán a combatir el estrés:

1. Evita el consumo de café y alcohol, y si lo tomas hazlo de forma moderada. Estas sustancias sobreestimulan el organismo y si provocan alguna sensación de relajación es transitoria.

2. Haz ejercicio al menos tres veces por semana. El esfuerzo físico moderado (por ejemplo caminar o bailar) estimula la segregación de endorfinas, que influyen positivamente en nuestro estado de ánimo.

3. Conserva una dieta equilibrada, esto no sólo te ayudará a alcanzar el peso ideal sino que te mantendrá con buen ánimo.

4. Ingiere Vitaminas A, B, C y minerales. Busca alimentos que los contengan como las frutas y las verduras frescas, así como los frutos secos y el pescado. Eso te ayudará a obtener los nutrientes necesarios para evitar el estrés.

5. Duerme 8 horas diarias. Esa es la media que debes dormir para mantener tu organismo en un estado óptimo y libre de estrés.

6. Dedícate 15 minutos al día a descansar. Realizar ejercicios de respiración mientras cierras los ojos, al menos una vez al día, te ayudará a controlar la respuesta del organismo ante el estrés.

7. Piensa en positivo. Conserva pensamientos positivos ante las adversidades y trata de recompensarte por los malos ratos que has pasado de otra manera que no sea comiendo. Por ejemplo: Ir la peluquería, comprarte algo nuevo (un cosmético, un accesorio, etc.) o salir a pasear.

8. Aprende a disfrutar de los pequeños placeres de la vida, sonríe, agradece los atardeceres, las flores, el sol y todas las cosas que te rodean en la naturaleza (y que son gratis) y trata de controlar tus emociones evitando caer en el mal hábito de refugiarte en la comida.

Si te gustó este artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email con tus amigos y familiares y recuerda que puedes recibir los artículos directo a tu bandeja de correo si te anotas en la parte superior del blog, donde dice suscripción por correo electrónico.

Por Lolybel Negrín Pantoja

Un fármaco para ayudar a los comedores compulsivos

29 Jun

¿Comes cuando te sientes triste, estresado o aburrido ? Comer para confortarse es un comportamiento común y proviene de la profunda conexión que existe entre la experiencia de comer y la sensación de confort.

No todo el mundo come en exceso por motivos emocionales, pero para aquellos que sí lo hacen, el impacto en su peso puede ser significativo. Estudios científicos han encontrado que las personas con sobrepeso son más propensas a comer en respuesta a estados de ánimo negativos y otras situaciones.

Hemopresina, un nuevo fármaco

Para tratar de controlar este problema científicos de la Universidad de Manchester, en Gran Bretaña, han identificado una sustancia química capaz de inhibir el apetito y poner fin a esas comidas en exceso.

Según la información publicada en el portal Web Muyinteresante.es, el descubrimiento permitirá crear una nueva clase de medicamentos para adelgazar que no provocan efectos secundarios. Además, los coautores del estudio, Simon Luckman y Garron Dodd, están convencidos de que esa sustancia, llamada hemopresina, ayudará igualmente a tratar a los drogadictos y a las personas alcohólicas.

La hemopresina es un péptido natural que ejerce influencia sobre los centros de recompensa del cerebro, que se activan cuando la persona experimenta placer, por ejemplo comiendo o fumando.

“Los aspectos gratificantes de la alimentación influyen en nuestro comportamiento, por lo que a veces comemos por placer más que por hambre”, subraya Dodd.

El fármaco bloquea los circuitos de recompensa, reduciendo la sensación de placer. El resultado, como muestran los experimentos realizados con ratones, es que los roedores sometidos a la sustancia comen mucho menos que los otros ratones.

Tendremos que esperar a que este fármaco sea aprobado por las autoridades sanitarias y puesto a la venta del público, mientras tanto, tomar conciencia de que se está comiendo en exceso por razones emocionales y establecer estrategias para controlar este hábito, es el primer paso para resolver el desorden alimenticio.

Cuando una persona siente que su forma de comer se vuelve incontrolable, debe buscar ayuda psicológica para solventar el problema.

Si te gustó este artículo o piensas que puede ser útil a alguien que conoces, compártelo en los botones de Facebook, Twitter o email , que se encuentran debajo.

Por Lolybel Negrin Pantoja

Tips para motivarte a continuar con la dieta

15 Jun

En la vida necesitamos motivación para realizar todas las metas y sueños que tenemos, sin motivación, tendemos a abandonar nuestros proyectos con la correspondiente frustración que eso conlleva.

Ya sea para correr un maratón o para perder peso, con estos tips que te ofrezco puedes alcanzar la motivación personal necesaria para tener éxito en todo lo que te propongas.

1- Visualízate

Imagina que logras ponerte ese pantalón que tanto te gusta, y que se te ve estupendo porque tienes 3 tallas menos. Eso te ayudará a comprobar que tus sueños no son imposibles, que se pueden realizar.

2- Piensa en la consecuencias de tus actos

Por ejemplo, si no quieres seguir con la dieta porque ya te fastidia, relaciona esto con las consecuencias: perderás todo el trabajo que has hecho cada día para adelgazar, volverás a recuperar los kilos perdidos y te sentirás mal contigo mismo cuando la ropa que usas ahora ya no te quede bien; eso te dará la motivación para seguir comiendo comida sana, evitar los dulces y la grasa y hacer más ejercicio.

3- Plantéate metas concretas

Es más fácil lograr un objetivo bien delimitado que uno vago. Por ejemplo, si tu objetivo es perder peso, eso es bastante indefinido, en cambio si te planteas quiero adelgazar 15 kilos en 4 meses, ese será un objetivo concreto y más fácil de dividir en metas más pequeñas.

4- Fragmenta tu objetivo general en objetivos parciales

Tu objetivo se podrá realizar en la medida en que lo dividas en metas más pequeñas. Adelgazar 15 kilos puede ser percibido como una tarea titánica cuando todavía no has bajado ni un gramo. No obstante, si la meta general la divides en metas más pequeñas, por ejemplo adelgazar 3 kilos en un mes, se te va a hacer más fácil, y cada vez que adelgazas 3 kilos te sentirás motivado a bajar 3 más.

5- Escríbelo

Pon en papel todos tus objetivos, tanto los generales como los específicos, si tu objetivo general es mantenerte en la dieta para bajar 15 kilos, escríbelo, junto a las metas más pequeñas, como por ejemplo perder una talla de pantalón. Esta es una buena manera de comprometerse con uno mismo, si los ves escrito y lo lees cada día te será más fácil determinar si te estás saliendo del camino, para corregirte y tendrás tus metas siempre presentes.

6- Que tus expectativas sean realistas

Si hasta hora has abandonado tus metas, en este caso bajar de peso, es muy probable que te hayas trazado objetivos poco realistas. Si quieres adelgazar 40 kilos para la boda de tu hermana y faltan dos meses para la fiesta, esa es una meta muy poco realista, pues es poco probable que alguien pierda tanto peso en dos meses. Para mantener la motivación y alcanzar tus sueños debes conservar expectativas realistas sobre lo que de verdad podrás conseguir en un período de tiempo determinado.

7- Busca Apoyo

Cuando tienes a alguien a tu lado que tiene la misma meta que tu, que es bajar de peso, y es persona te anima y te apoya es más probable que tengas ganas de hacer las cosas necesarias para triunfar (comer menos, no salirte del régimen, hacer ejercicio, etc.) Trata siempre de rodearte de personas que te ayuden a alcanzar tus objetivos y distánciate de la gente que te aleja de tus metas.

Si te gustó el artículo deja tu comentario. Me gustaría mucho saber tu opinión.

Por Lolybel Negrin Pantoja

¿Un trastorno alimenticio es el culpable de tu sobrepeso?

9 May

Por Lolybel Negrín Pantoja


 La mayoría de las personas relacionan a los trastornos alimenticios con mujeres muy delgadas, casi esqueléticas, producto de la anorexia o la bulimia que son los desórdenes más conocidos. Sin embargo, existen otro tipo de trastornos alimenticios que pueden producir obesidad o sobrepeso en las personas que los padecen.

Trastornos alimenticios

También conocidos como psicopatología alimentaria, son variaciones de los hábitos alimenticios comunes que llevan al desarrollo de enfermedades causadas por ansiedad y por una preocupación excesiva con relación al peso corporal y al aspecto físico.

Entre los trastornos de la alimentación más frecuentes, están la anorexia nerviosa o falta de apetito y la  bulimia, trastorno  donde después de comer excesivamente las personas utilizar métodos para eliminar rápidamente los alimentos del cuerpo a través del vómito inducido o los laxantes. Otros trastornos alimenticios poco conocidos son  la ortorexia, que es la obsesión por  la “comida sana”, la permarexia u obsesión con los alimentos y estar siempre a dieta, la vigorexia que es la obsesión por un cuerpo perfecto utilizando suplementos alimenticios (anabólicos)  y  el trastorno por atracón.

Anorexia


Las personas que padecen anorexia sienten un miedo real a engordar y tienen una imagen distorsionada de las dimensiones y la forma de su cuerpo; restringen la ingesta de alimentos haciendo dieta, ayuno o ejercicio físico excesivo. Apenas comen, y lo poco que ingieren se convierte en una obsesión. Es un padecimiento que aparece generalmente en la adolescencia.

Bulimia

La bulimia es similar a la anorexia. En el caso de la bulimia, quien la padece se da grandes atracones de comida (come en exceso) y después trata de compensarlo con medidas drásticas, como el vómito inducido o el ejercicio físico en exceso para evitar subir de peso. Los atracones van seguidos de sentimientos de culpa, vergüenza, fracaso, ansiedad y una desagradable sensación de plenitud. Estas conductas de compensación producen graves consecuencias tanto fisiológicas  como psicológicas.  El diagnóstico de la bulimia se da cuando una persona recurre a los atracones y a la purga de manera regular, al menos dos veces por semana, durante un par de meses.

Ortorexia

Es básicamente una obsesión por comer bien. Generalmente, las personas que padecen dicha patología prefieren pasar hambre (incluso por largos periodos de tiempo), a comer alimentos que (a su parecer) son “impuros”, es decir, alimentos con altos contenidos de aditivos, grasas, etc., pudiendo dejar de ir a restaurantes, comida rápida o fast food, e incluso a casa de familiares y amigos por el simple temor de los alimentos que puedan llegar a ingerir.

Permarexia

Es un síndrome psicológico que aflige principalmente al sexo femenino. Las afectadas piensan que todo lo que se ingiere engorda y están constantemente sometidas a dietas de adelgazamiento,  están obsesionadas con pensamientos sobre la comida y las calorías que ingieren, a todas horas.

Vigorexia

Se conoce como la obsesión de querer tener un cuerpo perfecto, por medio de la utilización de anabólicos, y suplementos alimenticios que no están aprobados y que pueden poner en riesgo la salud de  los individuos.  Las personas más propensas a padecer este trastorno son los que realizan físico-culturismo, quienes tienen una distorsión de la imagen corporal y buscan ser los más musculosos.

Trastorno Por Atracón  o “Binge Eating”

Es un Trastorno Alimentario que se caracteriza por atracones recurrentes en ausencia de la conducta compensatoria inapropiada típica de la Bulimia Nerviosa. Es decir, es como la bulimia pero sin vómitos, ni laxantes, ni ejercicios para perder el peso ganado por las altas ingestas de comida. Existen muchas personas que realizan atracones alimentarios de vez en cuando (en una fiesta, al ir al cine, etc)  pero esta conducta se transforma en un Trastorno de la Alimentación cuando se da una pérdida de control y cuando ocurre periódicamente.
Las características que definen este desorden son:

1.- Quienes los padecen suelen tener sobrepeso.
2. -Un consumo rápido de gran cantidad de comida en un periodo corto de tiempo (2 horas o menos).
3. – La persona tiene la sensación de haber perdido el control ante esta comida (o sea, sentir que uno no puede parar de comer o controlar qué y cuánto se come).
4.- Aunque este trastorno no se acompaña de conductas para “compensar” lo que se ha ingerido (es decir, no hay vómitos,  abuso de laxantes, ayuno ni ejercicio excesivo, es importante resaltar  que en ocasiones la persona puede llevar a cabo estrategias compensatorias (p.ej. abstenerse de comer, recurrir a purgas o practicar el ejercicio físico de forma excesiva) pero, a diferencia con trastornos como la Anorexia Nerviosa o la Bulimia Nerviosa, éstas no se realizan como práctica habitual para contrarrestar los efectos de los atracones, o sea para no engordar. En algunos casos, el Trastorno por Atracón puede ser origen o consecuencia de otros Trastornos de la Alimentación.

5.- También  se caracteriza por la presencia de alguno de estos síntomas:

–          Comer mucho más rápido de lo normal.

–          Comer hasta sentirse incómodamente lleno.

–          Comer grandes cantidades de alimento a lo largo del día sin planificarse las horas de las comidas.

–          Comer grandes cantidades de alimento cuando no hay sensaciones de hambre física.

–          Comer solo en casa o a escondidas porque se siente avergonzado por lo mucho que se come.

–          Sentirse disgustado con uno mismo, deprimido  o muy culpable después de haber comido en exceso.

–          La mayoría de estas personas se han sometido a dietas en numerosas ocasiones y se confiesan desesperados por las dificultades que entraña el control sobre la ingesta de comida.

–          Estos atracones son experimentados con gran angustia y malestar.

Posibles Orígenes Psicológicos
Muchas personas comentan que comen más o que comen demasiado cuando tienen problemas psicológicos, p.ej. cuando se sienten solas, tristes o estresadas.

Frecuentemente, las personas con este trastorno utilizan el atracón como una forma de huir de sus emociones, para llenar un vacío interno o para evadir el estrés, la angustia y el dolor. También hay casos en que mediante la conducta alimentaria del atracón se intenta inconscientemente poner una separación entre la persona afectada misma y los demás (“como soy gordo/a, no les gusto a los demás y nadie se me acercará”). Sin embargo, al mismo tiempo suelen ser personas necesitadas de cariño y, como en el caso de la Bulimia Nerviosa, el atracón puede ser utilizado como un “autocastigo” por no estar satisfechas consigo mismas.

Riesgos para la salud física
Aparte de constituir un círculo vicioso difícil de abandonar para la psique de las personas que sufren este Trastorno de la Alimentación, éste puede originar también importantes enfermedades físicas, como diabetes mellitus, hipertensión y colesterol, ataques cardiacos, patología renal, artritis, etc., e incluso llevar a un riesgo de muerte más elevado.

El tratamiento psicológico del trastorno por atracón

1.   Psicoterapia de tipo cognitivo-conductual:


En este tipo de terapia se tratan principalmente los aspectos de baja autoestima, problemas de interacción con los demás y la concienciación de las consecuencias de la equivocada conducta alimentaria que el sujeto ha estado llevando a cabo, aparte de los conflictos personales concretos que puede haber adicionalmente en la persona determinada.

2.   Reeducación alimentaria:

Se trata de ayudar a la persona a adquirir unos conocimientos básicos sobre una adecuada alimentación, a aprender a cambiar su conducta alimentaria, a diferenciar las sensaciones de hambre y saciedad, y a no relacionar la ingestión de alimentos con sus conflictos. Al mismo tiempo, en los casos necesarios, se le ayudaría al sujeto a encontrar la manera de perder peso más apropiada para él.

3.   Motivación relacionada con el ejercicio físico:


En esta parte de la terapia se busca trabajar la motivación de la persona en cuanto al ejercicio físico, teniendo en cuenta que éste es, por un lado, un medio adecuado para mantener el peso reducido y, por otro lado puede influir notablemente en la sensación de bienestar general de las personas.

Si al finalizar este artículo te sientes identificado(a) – al menos con una o más características de algunos de estos trastornos- considera la idea de buscar ayuda psicológica para salir del círculo vicioso. Estas conductas no se quitan solas, si no hay tratamiento psicológico liderado por un especialista no se pueden superar.

Si te gustó el artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email en los botones que aparecen abajo.

Fuentes: Veronika Griessner, Licenciada en Psicología en http://www.psicocentro.com/

Los Websites: www.dietas.com, http://kidshealth.org/teen/en_espanol ,

“El Plan 3D: Comer bien, vivir bien y amar a Dios”

26 Mar

Por Francilia Herrera *

Cuando la vida me responde con una injusticia, yo encuentro en la comida un escape para sentirme feliz… ¿Resultado?, yo tengo tendencia desde chica a tener sobrepeso.

Para mí, una dieta es un arma de doble filo, que mejora mi aspecto físico pero deteriora mi vida emocional. Cuando yo descubrí que mi cuerpo no solo responde al estímulo de la comida, sino también a mi vida espiritual, la idea de comer bien, vivir bien y amar a Dios, comenzó a surtir efecto en mi alimentación. La clave para mi es “agua”, yo olvido tomar agua cuando estoy en dificultades y yo comprendo que el agua es vida, y en cierto modo es una metáfora de la oración. Mi cuerpo físico necesita agua tanto como mi alma necesita oración. Y esta es la idea detrás del programa 3D, Dieta: comer correctamente, Disciplina: vivir bien, Discipulado: amando a Dios. ¡Dios tiene la respuesta para todo en nuestras vidas! Y surge de la necesidad personal de Carol Showalter y es el primer programa de dieta- cristiano. Es la visión de considerar a la persona como un todo y no sólo su cuerpo. Nos lleva al reto de mirar la relación entre el cuerpo y el alma.

Este viaje de autodescubrimiento se divide en tres partes, cada una con cuatro semanas. El programa total se completa en 12 semanas. La idea es que por medio de un grupo de apoyo y de oración, estas 12semanas sean una oportunidad para mejorar aspectos de nuestro cuerpo, mejorando nuestra dieta, implementando disciplina y escuchando la voz de Dios en su palabra.

La semana 1, explora nuestra Fe, y nos enseña que Dios tiene la respuesta,  la semana 2, nos hace un llamado a la acción en disciplina y a estar preparados para cumplir las obligaciones de la vida. La semana 3, analiza el poder de nuestra voluntad y nos acerca al gran poder de la voluntad de Dios y como recurrir a éste en cada momento.

La semana 4 nos habla de escuchar a Dios. Estas primeras cuatro semanas son la primera parte del programa y nos enseñan a tener Fe, y a recobrar nuestra integridad. La segunda parte se llama la bendición de ser obedientes, y tiene entre sus temas: como expresar amor por medio de la comida, el reto de los cambios, encontrando un balance y levantándose de las culpas. Para la tercera parte, Dios te ayuda a descubrirte como una nueva creación, ¡sí transformada en tu misma piel!

Transcurre la semana 9 con el tema de comprender nuestras emociones y la comida, aceptar la realidad de quien somos, la guerra de nuestra mente e integrar la vida: cuerpo, alma y espíritu. Todo este camino es acompañado de una sesión semanal de dos horas para explicar y apoyarnos en el progreso y las dificultades. Este hermoso ministerio esta buscando almas que deseen integrar su cuerpo a una buena vida y de verdad, somos templos del Espíritu Santo, así que no existe mayor alegría que reflejarlo  plenamente en nuestra vida y nuestra apariencia. Las dietas van y vienen, una vida con la fuerza de Dios, es saborear la eternidad en nuestro propio ser. Y bien vale el sacrificio de comer bien, vivir bien y amar a Dios.

Sólo para darles una idea de la profundidad de este programa, les comparto el contenido de la semana nueve, que consiste en cómo nuestras emociones pueden llevarnos a comer de mala manera. Este tema te hace reflexionar en que las emociones son una expresión de la naturaleza divina del ser humano y como debemos orar para que estén al servicio de la santidad y no para llevarnos al sobrepeso. ¡Con la ayuda de Dios todo es posible!

El Libro el Plan 3D, se puede conseguir en inglés en la siguiente dirección web: www.3dyourwholelife.com  de igual forma hay una guía en inglés de cómo iniciar un grupo de apoyo.

 *Comunicadora social, especializada en el tema espiritual y amiga.

Cuando querer no es poder

17 Mar

Apoyo Psicológico para adelgazar

Por Lolybel Negrín
 
 

 

Todos los que hemos padecido sobrepeso sabemos que la obesidad o los kilos de más no están bien observados en nuestra sociedad. En los medios de comunicación social los gorditos u obesos siempre suelen desempeñar personajes cómicos, torpes o glotones. Además nos bombardean con publicidad donde se presentan como ideal de belleza personas extremadamente delgadas. Lo que va creando complejos en las personas desde la infancia. En un estudio hecho por el departamento de Pediatría de la Clínica Universitaria Pamplona, se comprobó que los niños obesos o que tienen sobrepeso tienen una pobre imagen de sí mismos  y expresan sentimientos de rechazo e inferioridad; por lo tanto presentan dificultad para hacer amigos. Este mismo estudio indica que “en la adolescencia el concepto de sí mismo es de tal importancia que cualquier característica física que les diferencie del resto de sus compañeros tiene el potencial de convertirse en un problema más grave, en concreto disminuyendo su autoestima”. 

En el mismo orden de ideas, la Asociación Piscológica Americana  (American Psycological Association- APA) asegura que  en la adultez la obesidad se acompaña con frecuencia de la depresión  y las dos se influencian mutuamente.

De acuerdo a una publicación de la APA las mujeres tienen más riesgo de caer en depresión a causa de la obesidad que los hombres. En una investigación se demostró que las mujeres con obesidad tienen un 37% más de probabilidades de padecer depresión. También este estudio muestra una relación entre mujeres que tienen  gran índice de masa corporal (IMC) y pensamientos frecuentes de suicidio.

El vínculo emocional con la comida

La depresión puede ser la causa y la consecuencia de situaciones estresantes que tienden a  desencadenar un cambio en los hábitos alimenticios y en la actividad física. Con el tiempo estos comportamientos pueden volverse hábitos y causar sobrepeso y obesidad. 

El psicólogo y coaching personal Ricardo Ros, escribe en su página Web http://www.ricardoros.com/ que muchas veces establecemos un vínculo emocional con determinados alimentos o con la comida en general, recurriendo a ellos para tapar emociones negativas como la soledad o la tristeza“.
Y agrega: ” Es imprescindible hacer entender a la persona que realiza una dieta, que ni la comida ni la dieta pueden suplir carencias personales. Hay que tener en cuenta que la dieta no soluciona nuestros problemas. Que adelgacemos no va a lograr que nos sintamos menos solos. Estar más sanos no alejará la tristeza de una pérdida. Estos problemas que solemos tapar comiendo, son los primeros que hay que solucionar antes de empezar a realizar la dieta”, recalca el psicólogo.

Además, Ros revela que es importante que los especialistas en dietética y nutrición conozcan técnicas psicológicas para ayudar a sus pacientes. De esta manera estos profesionales les  ayudarán a distinguir el hambre de otras emociones, encontrarán las resistencias y podrán concretar mejor los objetivos y apoyarles efectivamente en su realización.

Tips para bajar esos kilos

Aquí hay algunas recomendaciones de la APA para considerar en el momento de querer bajar de peso:

Piensa qué estás comiendo y por qué.
Lleva un diario de todo lo que comes  y escribe también el día, la hora y la cantidad de comida. También toma notas de lo que estás pensando en ese específico período de tiempo. ¿Estabas triste o enojado por algo? ¿O acabas de terminar con una experiencia estresante y necesitabas comer “comida confortable”?


Reduzca progresivamente las porciones de los alimentos que consume siempre.
Pronto encontrará que las porciones pequeñas son igual de satisfactorias que las grandes y le ayudará a frenar las ganas de comer de más. 

Tenga en cuenta que aunque el tratamiento para el sobrepeso siempre ayuda a disminuir la depresión, la pérdida de peso no tendrá éxito si sigue agobiado por el estrés y otros sentimientos negativos. Puede que tenga que trabajar para resolver estos problemas antes de comenzar un programa de pérdida de peso. Es por esto que tantas dietas fracasan y tantas personas tienen poco éxito al mantenerse en un plan de pérdida de peso, pues  si no resolvemos los problemas de estrés y sentimientos negativos seguiremos comiendo por ansiedad, por nervios y por tristeza y jamás podremos mantener una dieta en el tiempo.


Perder peso siempre es más fácil cuando tienes el apoyo de la familia y los amigos.
Trate de que las personas que viven con usted participen (todas) en el establecimiento de una dieta más saludable  Muchos hospitales, escuelas y asociaciones religiosas ofrecen grupos de apoyo  donde los que participan se dan valor y apoyo mutuamente. Los estudios muestran que la gente que  participa en estos grupos pierde más peso que los que lo hacen solos. Si no tienes familia y no tienes muchos amigos, no es excusa para  que también puedes beneficiarte de esto utilizando los foros online o participando con tus comentarios en blogs como este.

 

Utilice “el sistema del amigo”
. Pídale a un amigo o familiar que se convierta en su guardián para que pueda llamarlo por apoyo moral cuando se vea tentado a romper su nuevo estilo de vida saludable. Sólo asegúrese que usted no esté compitiendo con esta persona para ver quien pierde más peso.

 

 
No se obsesione con los días malos cuando no puede evitar comer de más.
 

 

Este es un problema muy común entre las mujeres quienes tienden a ser muy duras consigo mismas cuando pierden la disciplina. Observa los sentimientos que te llevaron a comer de más en un día particular y como puedes lidiar con ellos de otra forma que no sea sucumbiendo ante un “atracón”. Un psicólogo te puede ayudar a formular un plan de acción para manejar estos sentimientos incómodos. 

 

Todos estos consejos de la APA pueden ayudarnos enormemente a alcanzar nuestra meta de  adelgazar y mantenernos saludables a lo largo del tiempo.

Si te gustó y te parece útil este artículo espero tus comentarios.

 

¿Cómo bajar de peso?

14 Mar


Por Lolybel Negrin

Ya determinaste que tienes sobrepeso por el Índice de Masa Corporal o simplemente porque el espejo no miente, no te sirve la ropa que usabas siempre o tu familia te ha comentado lo gordo o gorda que te ves. Y dices ¿ahora qué hago?  ¿cómo me quito estos kilos de más?… Pues no hay que ser un científico de la NASA para saber algunos principios fundamentales sobre la pérdida de peso; si consumes menos calorías diarias a través de tu alimentación bajarás de peso y si gastas más calorías diarias con actividad física, inevitablemente perderás gramos y centímetros. Y tu estás pensando, por supuesto, todo el mundo sabe que si come menos y se mueve más baja de peso, pero ¿qué comer?, ¿cómo comer?, ¿a qué hora comer y cómo ejercitarse para bajar de peso?

 Todas estas preguntas, que todos nos hemos hecho alguna vez, constituyen el tema principal de estudio de todos los nutricionistas, médicos, bioquímicos, farmacéuticos, entrenadores personales e investigadores en general que se dedican al tema del control de peso y la salud. Tu misión y la mía a través de este blog será el identificar las diferentes dietas, artículos médicos relacionados con la obesidad y el sobrepeso, y las diferentes actividades físicas y deportivas que nos permitirán alcanzar nuestra meta: bajar de peso y mantenernos en ese peso saludable e ideal para cada quien. Nuestro objetivo será el determinar:

  •  ¿Qué alimentos nos ayudan a bajar de peso y mantener una dieta saludable y cuáles son contraproducentes?
  • ¿Cuántas calorías requerimos consumir para lograr la pérdida de peso corporal?
  • ¿Qué actividad física podemos realizar y durante cuánto tiempo para alcanzar y mantener el peso deseado?
  • ¿Qué procedimientos médicos y estéticos tenemos a nuestra disposición para ayudarnos a bajar los kilos extras?
  • ¿Qué medicamentos podrían ayudarnos en nuestra batalla contra el sobrepeso?
  • ¿Cómo podemos ayudarnos psicológicamente para poder afrontar un proceso de pérdida de peso?
A %d blogueros les gusta esto: