Tag Archives: obesidad

¿Aceptación de la Gordura o Resignación?

18 Nov

En Estados Unidos hay varias organizaciones que se encargan de velar por los “derechos de las personas obesas”, grupos como la “National Association to Advance Fat Acceptance” (Asociación Nacional para el Avance de Aceptación de la Gordura) combaten la discriminación y abusos que experimentan  muchas personas (incluso niños) que sufren de obesidad.

Es muy loable la labor de estas organizaciones porque todos los seres humanos tenemos derecho a ser tratados con respeto y a que no nos pongan nombres ofensivos o no nos discriminen en el trabajo. Hasta allí todo eso está muy bien. El título de este post tiene que ver con un programa que vi en la Televisión en estos días, donde una mujer muy obesa (calculo que pesaba unos 200 kilogramos o tal vez más) decía que ella participaba en una de estas organizaciones para la aceptación de la gordura y que no pensaba bajar de peso, pues ella era bella como era y se cansó de hacer dietas. Yo veo muy bien que una persona tenga una gran autoestima. La belleza depende de cada quien, lo que para una persona es bello para otra persona es feo, así que nadie debería sentirse feo o fea por ser obeso(a), pues muchas personas podrán apreciar tu belleza sin necesidad de ser una modelo talla 0; sin embargo, lo que yo pienso es que esa mujer no está considerando para nada su salud. Una persona con ese peso le pone una presión demasiado grande a su corazón y a sus articulaciones, pues el cuerpo humano no fue diseñado para cargar 150 kilos extras. Era una mujer joven, pero les puedo asegurar que esa chica no va a llegar a los 40 años (si ya no está enferma) sin padecer de tensión alta, diabetes, colesterol alto, enfermedades del corazón, problemas respiratorios y artrosis en las articulaciones.

En realidad este artículo simplemente lo abrí para esbozar una teoría: ¿Cuando una persona dice que se acepta con su obesidad no será que más allá de la autoestima está tratando de ocultar una total falta de fuerza de voluntad, desidia por su salud y flojera? Es más fácil sentarse en el sofá a comer helados y galletas todos los días, que levantarse a caminar, a hacer ejercicio y dominar tus ganas de comer dulces continuamente. Probablemente esa chica se dio por vencido, porque no es fácil bajar de peso y ahora simplemente dice que ella es bella así y no tiene por qué cambiar. Aún peor, hoy en día hay muchos hombres que se sienten atraídos por las mujeres obesas, entonces ya ni siquiera tiene que perder peso para encontrar pareja, así que tiene una motivación menos para ser saludable.

Yo creo que la salud es algo tan importante en la vida que vale la pena verse fea y flaca, pero saludable, que seguir gorda y bella pero con diabetes, artrosis, colesterol alto, tensión arterial alta, problemas cardíacos, dificultad para respirar, esterilidad e incluso el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer, tales como el cáncer endometrial, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el cáncer de colon.

Mi padre murió a los 69 años de edad con debilidad del músculo cardíaco, su problema fue propiciado por toda una vida de obesidad, el corazón tiene que bombear más sangre para cubrir un cuerpo tan grande y por eso con los años el músculo se agota y ya no trabaja igual. Mi papá podría haber vivido más, hasta los 80 años al menos, pero decidió que él era un hombre feliz y no tenía por qué cambiar. Me hubiese gustado que mi papá se hubiese preocupado más por su salud, independientemente de su apariencia. Lo más triste de todo es que luego que le diagnosticaran el problema del corazón él se asustó mucho y adelgazó más de 40 kilogramos; pero ya era tarde, su músculo cardíaco ya no daba más y murió de todas formas. Yo no quiero seguir los pasos de mi padre, yo quiero tener una vejez saludable y gozar de una buena calidad de vida hasta una edad muy avanzada, es por eso que yo no quiero aceptar, ni quiero resignarme al sobrepeso. No es una cuestión de belleza, desde el punto de vista estético para mi las mujeres gordas son hermosas (y me incluyo), pero lastimosamente no se puede ser obesa, tener más de 40 años y ser saludable.

Incluso en una oportunidad cuando era adolescente perdí 26 kilos y llegué a tener el peso ideal para mi estatura, en ese entonces, pero todo el mundo me decía que me veía horrible, pues como soy de cara larga me veo mucho mejor cuando tengo 15 kilos de más que con mi peso ideal. Y yo también me daba cuenta que me veía fea, parecía un esqueleto. Sin embargo, prefiero verme fea y tener más posibilidades de vivir una vida saludable que tener una cara redondita y bonita pero con graves problemas de salud.

Así que mi conclusión es la siguiente: la obesidad es una enfermedad y no debemos conformarnos con padecerla. Incluso un sobrepeso leve -como 15 kilos demás- puede afectar la salud de las personas y su capacidad para andar, correr y desplazarse. ¿Que no es fácil vencer la obesidad? Pues no, nadie dijo que era fácil, pero tampoco es imposible, lo más importante es la voluntad que tengas de estar saludable y de hacer un cambio en tu vida. ¿Quieres buscar inspiración para bajar dejar de ser obeso(a)? Busca en youtube los videos de The Biggest Loser y mira la cantidad de personas que rebajan hasta 100 kilos en 6 meses, con mucho ejercicio y cuidando lo que comen. Si de verdad quieres bajar de peso, puedes lograrlo. ¡Sí se puede!

Si te gustó este artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email  a través de los botones que ves aquí abajo.

Por Lolybel Negrin Pantoja

Anuncios

Después de los 30 la dieta sola no adelgaza

1 Oct

Habrás oído alguna vez que después de los 30 el metabolismo se hace más lento y nos cuesta más adelgazar. Y si tienes más de 30 y siempre has tenido sobrepeso habrás experimentado en carne propia que cuando tenías 16 ó 20 años dejabas de comer azúcar y no hacías ejercicios y adelgazabas 5 kilos en una semana, pero ahora después de los 30 comes lechuga y atún ( una exageración) y cuando mucho logras bajar un kilo en una semana. Y después de los 40 te puedo asegurar que es una tarea titánica perder peso aunque comas bien y hagas ejercicio.

El envejecimiento es el culpable

A partir de los 30 años el cuerpo humano sufre una serie de cambios hormonales motivados por el proceso natural de envejecimiento que fomentan la acumulación de grasa con más facilidad. La producción de ciertas hormonas que ayudan a quemar grasa como la DHEA, la testosterona y la hormona del crecimiento desciende considerablemente y esto contribuye al descenso en el metabolismo y la pérdida de masa muscular.

A partir de los 25 años perdemos entre 300 y 600 gramos de masa muscular cada año. Como cada kilo de masa muscular quema al día alrededor de 25 calorías sólo por estar presente en tu cuerpo, puedes hacerte una idea de por qué perder masa muscular te reduce el metabolismo y facilita la acumulación de grasas.

La importancia del ejercicio físico

Lo primero que debes hacer después de los 30, si quieres bajar de peso es buscar un buen nutricionista que te haga una dieta adaptada a tus necesidades y a tu organismo. Las dietas que buscas en internet como la dieta de la piña, la dieta de la avena, la dieta del atún, etc… no funcionan, cuando dejas la dieta engordas el doble de lo que habías adelgazado y hacen que tu metabolismo se vuelva más lento. La segunda cosa que debes hacer para ganar masa muscular y acelerar tu metabolismo es hacer ejercicio vigoroso todos los días, al menos durante una hora al día. Algunos doctores como Salomón Jakuvowics el autor de las merengadas de Ni una dieta más, te dirá que tienes que comer proteínas bajas en grasas en el desayuno (y te venderá sus merengadas) para poder acelerar tu metabolismo y adelgazar. Y eso está muy bien, pero nuevamente te repito el título de este artículo: la dieta sola no adelgaza después de los 30.

¿Qué no te gusta ejercitarte? Pues lo siento, pero eso no cambiará el hecho de que después de los 30 lo único que hará que tu metabolismo se apure un poquito en quemar grasas es el ejercicio. Podrás bajar 4 ó 5 kilos, pero después tu organismo empieza a crear una meseta y ni porque dejes de comer vas a adelgazar. Al contrario, si dejas de comer tu metabolismo se va haciendo más lento cada día.

Puedes llorar, patalear y gritar que no te gusta el ejercicio pero es la única manera de perder peso después de los 30. En la vida todos tenemos que hacer cosas que no nos gustan pero que sabemos que nos hacen bien o que son un medio para conseguir una meta.

A mi tampoco me gusta hacer ejercicios ¿Y sabes cómo me motivo para salir a la calle a caminar aunque no quiera? Me concentro en la sensación de bienestar que siento cuando me veo al espejo después de perder dos kilos y veo mi cara más delgada y mi estómago más plano. Enfocarse en esa sensación y tratar de hacer “lo que sea” para lograr perder esos kilos que me hacen ver mejor y me hacen sentir mejor, más liviana y con más energía es la auto-motivación más importante.

Aunque te moleste y hayas pasado toda tu vida auto-engañándote, déjame decirte que no existe un té mágico, ni pastillas, ni merengada, ni tratamientos para perder peso, lo único que te hará perder peso de forma natural (sin tener que hacerte un by pass gástrico con todas las consecuencias que tendrás para toda la vida) es a través del esfuerzo, a través de la dieta equilibrada controlada por un nutricionista y el ejercicio continuo y vigoroso.

Concéntrate en los resultados porque vale la pena. En estos días vi una entrevista con Jillian Michaels , la instructora de ejercicios de The Biggest Loser, el programa norteamericano donde personas muy obesas se convierten en delgadas en un lapso de 6 meses, sólo con dieta y ejercicios, sin pastillas, ni cremas, ni inyecciones, ni té mágico. Ella le comentaba a la entrevistadora que de adolescente fue gordita y que eso fue lo que la llevó a empezar a hacer ejercicios, ella dijo algo que me quedará grabado por el resto de mi vida “Yo no soy de las personas que les gusta hacer ejercicio, o que se siente bien y les hace falta hacer ejercicio, tengo que esforzarme para ejercitarme”. Esa declaración fue un llamado de atención para mí y me hizo pensar qué motivada debe estar una persona para ser instructora de ejercicios y lucir el cuerpo que ella tiene (Véanla en este link http://www.jillianmichaels.com/) y no gustarle los ejercicios, de qué tamaño es su motivación para derribar la flojera o el hecho de que no le gusta el ejercicio pero lo hace porque sabe que le hace bien y que tiene que predicar con el ejemplo. Nadie le haría caso si le ordenara a otros a ejercitarse y su cuerpo no fuese el de una atleta.

Entonces hay que vencer las miles de excusas que nos ponemos todos los días para no ejercitarnos o para no hacerlo vigorosamente. Cuando no puedo caminar durante una hora, camino media hora en la mañana y en la tarde cuando termino mi trabajo hago bicicleta elíptica durante media hora en casa o simplemente pongo música y bailo y hago mancuernas ligeras. No necesitas dinero para ejercitarte, ni pagar un gimnasio, ni comprar aparatos caros (si puedes comprarlos mejor, pero no es indispensable), siempre puedes hacer ejercicios en casa. Busca vídeos de ejercicios en youtube y practica en casa, sal a caminar aunque haga calor o haga frío, en las plazas de las principales ciudades siempre hay grupos de tai chi o yoga que practican diariamente y muchas veces es gratis o a un precio muy bajo. Divide las sesiones de ejercicio entre la mañana y la tarde si no tienes tiempo. Lo importante es ponerte en movimiento para ganar masa muscular y acelerar ese metabolismo que está muy lento después de los 30. No busques más excusas, la única persona que puede cambiar tu situación de sobrepeso eres tú, más nadie lo hará. Y busca inspiración en los videos del programa de the biggest loser, ¿si personas de 200 kilos adelgazan 100 kilos en 6 meses, sólo con dieta y ejercicios por qué no puedes lograrlo tú?

Por Lolybel Negrín Pantoja

Cómo adelgazar con Vinagre de Sidra de Manzana

31 May

Por Lolybel Negrín Pantoja

El vinagre de manzana se usa desde hace más de 5 mil años. Se le conoce también como vinagre de sidra y es una bebida alcohólica parecida al vino que se elabora de las manzanas.

Según el libro “Purifica tu organismo” ¹ fue el médico americano Forest Jarvis (1881-1945) quien redescubrió las propiedades terapéuticas del vinagre de sidra. Él recomendaba una bebida a base de miel y vinagre de sidra para reforzar el organismo y estimular su resistencia contra agresiones tales como el estrés y el esfuerzo físico.

El vinagre de manzana tiene muchos beneficios y aplicaciones para la salud. Desde utilizarse  para prevenir los calambres hasta desinflamar músculos adoloridos.

 ¿Por qué el  Vinagre de Sidra de Manzana nos ayuda a adelgazar?

–         Es un gran depurativo intestinal (gracias al ácido acético) ayudando a combatir el estreñimiento y matando las bacterias que ocasionan los gases. Las personas que sufren de hinchazón abdominal experimentan una mejoría al perder volumen con el vinagre de sidra.

–         Tiene gran poder saciante, esta comprobado  que tomar un vaso de agua con vinagre de sidra de manzana durante las comidas hace que nos sintamos llenos antes.

–         Tiene un buen efecto diurético ya que es rico en potasio y ayuda a estabilizar nuestro PH sanguíneo. Por esto, aunque orinemos más no perdemos potasio, (como ocurre con la mayoría de los diuréticos).

–         Produce un efecto depurativo y mineralizante en el organismo. Contiene 19 de los minerales más importantes para la salud, de un total de 22.  Al ser producto de la fermentación natural el vinagre de sidra de manzana es muy saludable.

–         Si no encuentras la botella fácilmente en tu país, busca las pastillas de vinagre de sidra de manzana en las casas naturistas.

Cura desintoxicante con Vinagre de Sidra de Manzana


En general la dosis recomendada para el consumo diario  es dos cucharaditas (de café) de vinagre de sidra en un vaso de agua y endulzarlo con 1 ó 2 cucharaditas de miel. Tomar este cóctel durante toda la mañana a pequeños sorbos.

Sin  embargo, si se quiere hacer una cura de desintoxicación por un día se puede seguir este plan:

Desayuno:

–         Un vaso de base con vinagre de sidra

–         Muesli: Dos manzanas, 2 cucharadas soperas de jugo de limón, 4 cucharadas de café de copos de avena, 1 cucharada sopera de almendras picadas, 2 yogurt descremados o de 0% de materia grasa, 1 cucharadita de café de miel.

Preparación: Lave las manzanas córtelas y rállelas. Mezcle con jugo o zumo de limón. Añada los copos de avena, las almendras, el yogurt y la miel.

Merienda: Un fruta a su gusto

Almuerzo:

–         Un vaso de base de vinagre de sidra

–         Pavo con ensalada: 8 hojas de lechuga, un pimiento o pimentón, 2 tomates, 100 g  de pepino, 2 cebollas frescas, 2 cucharadas soperas de vinagre de sidra de manzana, 1 cucharada sopera de aceite de oliva, sal , pimienta, 200 g  de pechuga de pavo cocida, 2 cucharadas soperas de finas hiervas.

Preparación: lave y pique las lechugas, el pimiento y el tomate en cubos, ralle el pepino y corte la cebolla en aros, agregue el pavo picado. Vierta sobre la ensalada una vinagreta hecha con el aceite, el vinagre, sal, pimienta y finas hierbas.

–         Merienda: Una fruta

–         Cena:

–         Un vaso de base de vinagre de sidra

–         Papas o patatas cocidas con piel, requesón y finas hierbas: 6 papas o patatas medianas, 300 g de requesón al 20% de materia grasa, 4 cucharadas soperas de leche desnatada, 4 cucharadas soperas de finas hierbas frescas, 1 cebolla, sal y pimienta.

Preparación: Lave las papas o patatas, cuézalas por 20 minutos en agua sin sal. Mezcle el requesón, la leche, la cebolla picada en cuadritos, las finas hierbas y la sal y pimienta. Corte las patatas a la mitad y vierta la mezcla de requesón sobre ellas.

Si te gustó este tema compártelo con tus amigos en Facebook, Twitter o por email en los botones situados debajo del artículo.

Fuentes utilizadas: 1) Sesterhenn- Gebauer, Birgit, “Purifica tu organismo”, editorial Hispano Europea, Edición en Castellano 2002, Barcelona, España, Pág. 78.
Los websites: http://vidaok.com/http://artigoo.com

¿Un trastorno alimenticio es el culpable de tu sobrepeso?

9 May

Por Lolybel Negrín Pantoja


 La mayoría de las personas relacionan a los trastornos alimenticios con mujeres muy delgadas, casi esqueléticas, producto de la anorexia o la bulimia que son los desórdenes más conocidos. Sin embargo, existen otro tipo de trastornos alimenticios que pueden producir obesidad o sobrepeso en las personas que los padecen.

Trastornos alimenticios

También conocidos como psicopatología alimentaria, son variaciones de los hábitos alimenticios comunes que llevan al desarrollo de enfermedades causadas por ansiedad y por una preocupación excesiva con relación al peso corporal y al aspecto físico.

Entre los trastornos de la alimentación más frecuentes, están la anorexia nerviosa o falta de apetito y la  bulimia, trastorno  donde después de comer excesivamente las personas utilizar métodos para eliminar rápidamente los alimentos del cuerpo a través del vómito inducido o los laxantes. Otros trastornos alimenticios poco conocidos son  la ortorexia, que es la obsesión por  la “comida sana”, la permarexia u obsesión con los alimentos y estar siempre a dieta, la vigorexia que es la obsesión por un cuerpo perfecto utilizando suplementos alimenticios (anabólicos)  y  el trastorno por atracón.

Anorexia


Las personas que padecen anorexia sienten un miedo real a engordar y tienen una imagen distorsionada de las dimensiones y la forma de su cuerpo; restringen la ingesta de alimentos haciendo dieta, ayuno o ejercicio físico excesivo. Apenas comen, y lo poco que ingieren se convierte en una obsesión. Es un padecimiento que aparece generalmente en la adolescencia.

Bulimia

La bulimia es similar a la anorexia. En el caso de la bulimia, quien la padece se da grandes atracones de comida (come en exceso) y después trata de compensarlo con medidas drásticas, como el vómito inducido o el ejercicio físico en exceso para evitar subir de peso. Los atracones van seguidos de sentimientos de culpa, vergüenza, fracaso, ansiedad y una desagradable sensación de plenitud. Estas conductas de compensación producen graves consecuencias tanto fisiológicas  como psicológicas.  El diagnóstico de la bulimia se da cuando una persona recurre a los atracones y a la purga de manera regular, al menos dos veces por semana, durante un par de meses.

Ortorexia

Es básicamente una obsesión por comer bien. Generalmente, las personas que padecen dicha patología prefieren pasar hambre (incluso por largos periodos de tiempo), a comer alimentos que (a su parecer) son “impuros”, es decir, alimentos con altos contenidos de aditivos, grasas, etc., pudiendo dejar de ir a restaurantes, comida rápida o fast food, e incluso a casa de familiares y amigos por el simple temor de los alimentos que puedan llegar a ingerir.

Permarexia

Es un síndrome psicológico que aflige principalmente al sexo femenino. Las afectadas piensan que todo lo que se ingiere engorda y están constantemente sometidas a dietas de adelgazamiento,  están obsesionadas con pensamientos sobre la comida y las calorías que ingieren, a todas horas.

Vigorexia

Se conoce como la obsesión de querer tener un cuerpo perfecto, por medio de la utilización de anabólicos, y suplementos alimenticios que no están aprobados y que pueden poner en riesgo la salud de  los individuos.  Las personas más propensas a padecer este trastorno son los que realizan físico-culturismo, quienes tienen una distorsión de la imagen corporal y buscan ser los más musculosos.

Trastorno Por Atracón  o “Binge Eating”

Es un Trastorno Alimentario que se caracteriza por atracones recurrentes en ausencia de la conducta compensatoria inapropiada típica de la Bulimia Nerviosa. Es decir, es como la bulimia pero sin vómitos, ni laxantes, ni ejercicios para perder el peso ganado por las altas ingestas de comida. Existen muchas personas que realizan atracones alimentarios de vez en cuando (en una fiesta, al ir al cine, etc)  pero esta conducta se transforma en un Trastorno de la Alimentación cuando se da una pérdida de control y cuando ocurre periódicamente.
Las características que definen este desorden son:

1.- Quienes los padecen suelen tener sobrepeso.
2. -Un consumo rápido de gran cantidad de comida en un periodo corto de tiempo (2 horas o menos).
3. – La persona tiene la sensación de haber perdido el control ante esta comida (o sea, sentir que uno no puede parar de comer o controlar qué y cuánto se come).
4.- Aunque este trastorno no se acompaña de conductas para “compensar” lo que se ha ingerido (es decir, no hay vómitos,  abuso de laxantes, ayuno ni ejercicio excesivo, es importante resaltar  que en ocasiones la persona puede llevar a cabo estrategias compensatorias (p.ej. abstenerse de comer, recurrir a purgas o practicar el ejercicio físico de forma excesiva) pero, a diferencia con trastornos como la Anorexia Nerviosa o la Bulimia Nerviosa, éstas no se realizan como práctica habitual para contrarrestar los efectos de los atracones, o sea para no engordar. En algunos casos, el Trastorno por Atracón puede ser origen o consecuencia de otros Trastornos de la Alimentación.

5.- También  se caracteriza por la presencia de alguno de estos síntomas:

–          Comer mucho más rápido de lo normal.

–          Comer hasta sentirse incómodamente lleno.

–          Comer grandes cantidades de alimento a lo largo del día sin planificarse las horas de las comidas.

–          Comer grandes cantidades de alimento cuando no hay sensaciones de hambre física.

–          Comer solo en casa o a escondidas porque se siente avergonzado por lo mucho que se come.

–          Sentirse disgustado con uno mismo, deprimido  o muy culpable después de haber comido en exceso.

–          La mayoría de estas personas se han sometido a dietas en numerosas ocasiones y se confiesan desesperados por las dificultades que entraña el control sobre la ingesta de comida.

–          Estos atracones son experimentados con gran angustia y malestar.

Posibles Orígenes Psicológicos
Muchas personas comentan que comen más o que comen demasiado cuando tienen problemas psicológicos, p.ej. cuando se sienten solas, tristes o estresadas.

Frecuentemente, las personas con este trastorno utilizan el atracón como una forma de huir de sus emociones, para llenar un vacío interno o para evadir el estrés, la angustia y el dolor. También hay casos en que mediante la conducta alimentaria del atracón se intenta inconscientemente poner una separación entre la persona afectada misma y los demás (“como soy gordo/a, no les gusto a los demás y nadie se me acercará”). Sin embargo, al mismo tiempo suelen ser personas necesitadas de cariño y, como en el caso de la Bulimia Nerviosa, el atracón puede ser utilizado como un “autocastigo” por no estar satisfechas consigo mismas.

Riesgos para la salud física
Aparte de constituir un círculo vicioso difícil de abandonar para la psique de las personas que sufren este Trastorno de la Alimentación, éste puede originar también importantes enfermedades físicas, como diabetes mellitus, hipertensión y colesterol, ataques cardiacos, patología renal, artritis, etc., e incluso llevar a un riesgo de muerte más elevado.

El tratamiento psicológico del trastorno por atracón

1.   Psicoterapia de tipo cognitivo-conductual:


En este tipo de terapia se tratan principalmente los aspectos de baja autoestima, problemas de interacción con los demás y la concienciación de las consecuencias de la equivocada conducta alimentaria que el sujeto ha estado llevando a cabo, aparte de los conflictos personales concretos que puede haber adicionalmente en la persona determinada.

2.   Reeducación alimentaria:

Se trata de ayudar a la persona a adquirir unos conocimientos básicos sobre una adecuada alimentación, a aprender a cambiar su conducta alimentaria, a diferenciar las sensaciones de hambre y saciedad, y a no relacionar la ingestión de alimentos con sus conflictos. Al mismo tiempo, en los casos necesarios, se le ayudaría al sujeto a encontrar la manera de perder peso más apropiada para él.

3.   Motivación relacionada con el ejercicio físico:


En esta parte de la terapia se busca trabajar la motivación de la persona en cuanto al ejercicio físico, teniendo en cuenta que éste es, por un lado, un medio adecuado para mantener el peso reducido y, por otro lado puede influir notablemente en la sensación de bienestar general de las personas.

Si al finalizar este artículo te sientes identificado(a) – al menos con una o más características de algunos de estos trastornos- considera la idea de buscar ayuda psicológica para salir del círculo vicioso. Estas conductas no se quitan solas, si no hay tratamiento psicológico liderado por un especialista no se pueden superar.

Si te gustó el artículo compártelo en Facebook, Twitter o por email en los botones que aparecen abajo.

Fuentes: Veronika Griessner, Licenciada en Psicología en http://www.psicocentro.com/

Los Websites: www.dietas.com, http://kidshealth.org/teen/en_espanol ,

10 razones para hacer ejercicio

2 Abr

Por Lolybel Negrín

Cuando se está en un  proceso de adelgazamiento es importante contar con un aliado imprescindible: El ejercicio físico. ¿Puedes perder peso sin hacer ejercicio? , sí, puedes hacerlo, pero te costará mucho más tiempo llegar a tu peso ideal. Más adelante comentaremos los diferentes tipos de ejercicios físicos y aprenderás que ejercitarse no significa correr un maratón de 42 kilómetros. Hay cosas que puedes hacer para estar en movimiento y quemar calorías sin necesidad de extenuar tu cuerpo hasta el límite.  A continuación te daré diez razones para realizar una actividad física frecuentemente, resaltadas por el Dr. Neeru Sharma en el sitio web www.lindisima.com:

1-     El ejercicio te acelera el metabolismo por lo que quemarás más calorías y perderás ese peso extra en menos tiempo. El ejercicio no solo quema calorías mientras estas haciéndolo, te ayuda a formar músculo y  el músculo hace que quemes calorías aunque estés en reposo.

2-     Las dietas son más efectivas si están acompañadas de ejercicio físico. Además las personas que han adelgazado y mantienen su peso normal son las que hacen ejercicio y comen saludablemente.

 3-      Con ejercicio tu cuerpo se mantiene firme  independientemente de tu edad. Sin ejercicio tendrás el cuerpo flácido de una abuela, aunque logres alcanzar tu peso ideal.

 4-      El ejercicio te proporciona energía.

 5-     El ejercicio ayuda a relajarte y controlar el estrés.  

 6-     Debido a que te ayuda a disminuir el estrés, te  beneficia al hacerte dormir mejor.

 7-     El ejercicio te alegra. El ejercicio ayuda a mejorar una depresión ligera  y mejora el ánimo de todas las personas.

 8-     Maximiza tu vida sexual. Te da energía, fuerza, flexibilidad y buen humor, todos estos ingredientes importantes en tu vida íntima.

 9-     Ayuda a mantener la buena salud. Conserva tu corazón fuerte, mantiene baja la presión arterial y  ayuda a prevenir la osteoporosis, entre otros.

 10- El ejercicio te da fuerza y velocidad para efectuar eficientemente todas las actividades que realiza el ser humano a diario.  (Caminar, subir  escaleras, jugar con los niños, limpiar la casa, alzar objetos pesados, etc.…) .

Beber agua antes de las comidas adelgaza

21 Mar

Por Lolybel Negrín

El sitio canadiense The Globe and mail  presentó un estudio que comprueba lo que muchos ya suponíamos, beber agua antes de las comidas ayuda a bajar de peso. Se compararon dos grupos de personas con obesidad; el grupo 1 estaba formado por individuos que tomaron 2 tazas de agua justo antes de cada comida, por un período de 12 semanas y adelgazaron 7 kilos, mientras que el grupo 2, que no tomó el agua, sólo adelgazó 5 kilos en el mismo período de tiempo.

La Doctora Brenda Davy, de Virgina Tech, líder de la investigación, confirmó “estudiamos los factores de hambre y llenura y encontramos que después del consumo de agua, los participantes reportaron sentirse un poco más llenos y menos hambrientos, lo que les hacía comer menos”, señaló.

Igualmente, Davy reportó que se hizo un seguimiento del estudio a lo largo de un año y el grupo de los que tomaron agua continuaron perdiendo peso de forma exitosa.

Es importante acotar que el Instituto de Medicina en Estados Unidos recomienda tomar entre 9 y 13 tazas de líquidos al día, sólo para prevenir la deshidratación.

Este estudio nos ofrece una importante herramienta que nos ayuda a tener éxito en el proceso de pérdida de peso: Tomar agua antes de las comidas, para sentirnos llenos más rápido e ingerir menos alimentos.

Cuando querer no es poder

17 Mar

Apoyo Psicológico para adelgazar

Por Lolybel Negrín
 
 

 

Todos los que hemos padecido sobrepeso sabemos que la obesidad o los kilos de más no están bien observados en nuestra sociedad. En los medios de comunicación social los gorditos u obesos siempre suelen desempeñar personajes cómicos, torpes o glotones. Además nos bombardean con publicidad donde se presentan como ideal de belleza personas extremadamente delgadas. Lo que va creando complejos en las personas desde la infancia. En un estudio hecho por el departamento de Pediatría de la Clínica Universitaria Pamplona, se comprobó que los niños obesos o que tienen sobrepeso tienen una pobre imagen de sí mismos  y expresan sentimientos de rechazo e inferioridad; por lo tanto presentan dificultad para hacer amigos. Este mismo estudio indica que “en la adolescencia el concepto de sí mismo es de tal importancia que cualquier característica física que les diferencie del resto de sus compañeros tiene el potencial de convertirse en un problema más grave, en concreto disminuyendo su autoestima”. 

En el mismo orden de ideas, la Asociación Piscológica Americana  (American Psycological Association- APA) asegura que  en la adultez la obesidad se acompaña con frecuencia de la depresión  y las dos se influencian mutuamente.

De acuerdo a una publicación de la APA las mujeres tienen más riesgo de caer en depresión a causa de la obesidad que los hombres. En una investigación se demostró que las mujeres con obesidad tienen un 37% más de probabilidades de padecer depresión. También este estudio muestra una relación entre mujeres que tienen  gran índice de masa corporal (IMC) y pensamientos frecuentes de suicidio.

El vínculo emocional con la comida

La depresión puede ser la causa y la consecuencia de situaciones estresantes que tienden a  desencadenar un cambio en los hábitos alimenticios y en la actividad física. Con el tiempo estos comportamientos pueden volverse hábitos y causar sobrepeso y obesidad. 

El psicólogo y coaching personal Ricardo Ros, escribe en su página Web http://www.ricardoros.com/ que muchas veces establecemos un vínculo emocional con determinados alimentos o con la comida en general, recurriendo a ellos para tapar emociones negativas como la soledad o la tristeza“.
Y agrega: ” Es imprescindible hacer entender a la persona que realiza una dieta, que ni la comida ni la dieta pueden suplir carencias personales. Hay que tener en cuenta que la dieta no soluciona nuestros problemas. Que adelgacemos no va a lograr que nos sintamos menos solos. Estar más sanos no alejará la tristeza de una pérdida. Estos problemas que solemos tapar comiendo, son los primeros que hay que solucionar antes de empezar a realizar la dieta”, recalca el psicólogo.

Además, Ros revela que es importante que los especialistas en dietética y nutrición conozcan técnicas psicológicas para ayudar a sus pacientes. De esta manera estos profesionales les  ayudarán a distinguir el hambre de otras emociones, encontrarán las resistencias y podrán concretar mejor los objetivos y apoyarles efectivamente en su realización.

Tips para bajar esos kilos

Aquí hay algunas recomendaciones de la APA para considerar en el momento de querer bajar de peso:

Piensa qué estás comiendo y por qué.
Lleva un diario de todo lo que comes  y escribe también el día, la hora y la cantidad de comida. También toma notas de lo que estás pensando en ese específico período de tiempo. ¿Estabas triste o enojado por algo? ¿O acabas de terminar con una experiencia estresante y necesitabas comer “comida confortable”?


Reduzca progresivamente las porciones de los alimentos que consume siempre.
Pronto encontrará que las porciones pequeñas son igual de satisfactorias que las grandes y le ayudará a frenar las ganas de comer de más. 

Tenga en cuenta que aunque el tratamiento para el sobrepeso siempre ayuda a disminuir la depresión, la pérdida de peso no tendrá éxito si sigue agobiado por el estrés y otros sentimientos negativos. Puede que tenga que trabajar para resolver estos problemas antes de comenzar un programa de pérdida de peso. Es por esto que tantas dietas fracasan y tantas personas tienen poco éxito al mantenerse en un plan de pérdida de peso, pues  si no resolvemos los problemas de estrés y sentimientos negativos seguiremos comiendo por ansiedad, por nervios y por tristeza y jamás podremos mantener una dieta en el tiempo.


Perder peso siempre es más fácil cuando tienes el apoyo de la familia y los amigos.
Trate de que las personas que viven con usted participen (todas) en el establecimiento de una dieta más saludable  Muchos hospitales, escuelas y asociaciones religiosas ofrecen grupos de apoyo  donde los que participan se dan valor y apoyo mutuamente. Los estudios muestran que la gente que  participa en estos grupos pierde más peso que los que lo hacen solos. Si no tienes familia y no tienes muchos amigos, no es excusa para  que también puedes beneficiarte de esto utilizando los foros online o participando con tus comentarios en blogs como este.

 

Utilice “el sistema del amigo”
. Pídale a un amigo o familiar que se convierta en su guardián para que pueda llamarlo por apoyo moral cuando se vea tentado a romper su nuevo estilo de vida saludable. Sólo asegúrese que usted no esté compitiendo con esta persona para ver quien pierde más peso.

 

 
No se obsesione con los días malos cuando no puede evitar comer de más.
 

 

Este es un problema muy común entre las mujeres quienes tienden a ser muy duras consigo mismas cuando pierden la disciplina. Observa los sentimientos que te llevaron a comer de más en un día particular y como puedes lidiar con ellos de otra forma que no sea sucumbiendo ante un “atracón”. Un psicólogo te puede ayudar a formular un plan de acción para manejar estos sentimientos incómodos. 

 

Todos estos consejos de la APA pueden ayudarnos enormemente a alcanzar nuestra meta de  adelgazar y mantenernos saludables a lo largo del tiempo.

Si te gustó y te parece útil este artículo espero tus comentarios.

 

La obesidad y su origen

16 Mar
Por Lolybel Negrín
 
 
 
 
 
 
 

 

Constantemente a través de los medios de comunicación oímos hablar de la obesidad y pensamos que eso es algo ajeno a nosotros, que  se trata de una enfermedad que sólo padecen las personas con muchísimos kilos de peso o aquellos que están postrados en una cama porque los rollos de grasa no los dejan moverse. Sin embargo, desde el punto de vista médico el sobrepeso se define por el Índice de Masa Corporal

( IMC) y  tal vez no pesas muchos kilos y aún  así tienes obesidad sin saberlo.

¿Qué es la Obesidad y por qué se produce?

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal que constituye una enfermedad multifactorial (es decir, producida por varios factores), que es crónica y  cuyo tratamiento es multidisciplinar (médicos, dietistas, enfermeras, educadoras, psicólogo) y complejo, ya que si se abandona, se vuelve al punto inicial y se recupera el peso perdido.

Asimismo, la obesidad es un factor de riesgo relevante tanto para contraer enfermedades físicas como para desarrollar problemas psicológicos importantes (problemas sociales, problemas de autoestima, etc.). Según la APA (American Psychological Association)  el riesgo de muerte de las personas obesas es entre el 50% y el 100% más alto que el de los individuos de peso normal.

Para saber si se es obeso o sólo se tiene sobrepeso la medida estándar utilizada es el Índice de Masa Corporal del cual ya hablamos en el blog. Se ha establecido que los hombres y mujeres con más de un 25% de grasa corporal tienen sobrepeso y  con más del 30% son obesos (ver post sobre el IMC).

 Causas de la obesidad

Falta de balance energético
Según el blog comesalud en la mayoría de las personas, el sobrepeso y la obesidad se producen por falta de balance energético. Para que haya balance energético, la energía que se ingiere en los alimentos debe ser igual a la que se gasta.La energía que se ingiere es la cantidad de energía o de calorías que se obtiene de los alimentos y bebidas.
La energía que se gasta es la cantidad de energía que el cuerpo usa en funciones como respirar, digerir los alimentos y hacer ejercicio.
Si con el tiempo la energía que se ingiere y la energía que se gasta son iguales, el peso sigue siendo el mismo.
Si la energía que se ingiere es mayor que la energía que se gasta, al cabo de un tiempo el peso aumenta.
Si la energía que se gasta es mayor que la energía que se ingiere, al cabo de un tiempo el peso disminuye.

  • Un estilo de vida poco activo

    Muchas personas no hacen suficiente ejercicio físico. Pasan muchas horas frente al televisor o la computadora, usan el auto para ir a todos lados en vez de caminar, entre otras. Las personas poco activas tienen más probabilidades de subir de peso porque no queman las calorías que consumen en los alimentos y bebidas.
  • Medio ambiente

    Nuestro medio ambiente siempre contribuye a que no tengamos hábitos saludables:
    – Falta de aceras en los vecindarios y de lugares seguros de recreación.
    – Los horarios de trabajo. Muchas personas se quejan de no tener tiempo para hacer ejercicio porque tienen que trabajar muchas horas y pasan mucho tiempo yendo entre la casa y el trabajo.
    – Las raciones extragrandes de comida
    – La falta de acceso a alimentos saludables. Algunas personas no tienen en su vecindario supermercados que vendan alimentos saludables, como frutas y verduras frescas. Para otras personas, estos alimentos son demasiado caros.
    – La publicidad. Estamos rodeados de avisos publicitarios de la industria de alimentos y la mayoría son de comidas y golosinas altas en grasas, dulces y comida rápida.
    – Los genes y los antecedentes familiares. El sobrepeso y la obesidad tienden a ser hereditarios. 

Afecciones o problemas de salud

Algunos problemas hormonales pueden causar sobrepeso y obesidad, entre ellos el hipotiroidismo (actividad baja de la glándula tiroides), el síndrome de Cushing (afección de las glándulas suprarrenales) y el síndrome del ovario poliquístico.

Medicinas

Hay medicinas que pueden provocar aumento de peso como los  corticoesteroides (presentes en algunos antialérgicos), antidepresivos y anticonvulsivantes. Estas medicinas pueden disminuir la velocidad en la que el cuerpo quema calorías, aumentar el apetito o hacer que el cuerpo retenga más agua, todo lo cual puede conducir a un aumento de peso.

Factores emocionales

Algunas personas comen más de lo acostumbrado cuando están aburridas, enojadas, deprimidas o estresadas.

Hábito de fumar
Algunas personas aumentan de peso cuando dejan de fumar, sin embargo, fumar representa un grave riesgo para la salud y dejar de hacerlo es más importante que la posibilidad de aumentar de peso.

Edad

A medida que uno envejece, tiende a perder masa muscular, especialmente si hace menos ejercicio. La pérdida de masa muscular puede disminuir la velocidad a la que el cuerpo quema calorías.
Muchas mujeres aumentan peso durante la menopausia y tienen más grasa alrededor de la cintura.

 

Embarazo

Durante el embarazo, la madre aumenta de peso para que el bebé reciba los nutrientes adecuados y se desarrolle normalmente. Después del parto, a algunas mujeres les cuesta trabajo bajar de peso. Esto puede llevar a sobrepeso o a obesidad, especialmente después de varios embarazos.

 

Falta de sueño

En algunos estudios se ha observado que las personas que duermen 5 horas cada noche tienen más probabilidades de tener sobrepeso o de ser obesas que las que duermen 7 ú 8 horas. Durante el sueño se liberan hormonas que controlan el apetito y uso de la energía por parte del cuerpo. Ejemplo de ello son la liberación de insulina, grelina y leptina.

¿Qué riesgos implican el sobrepeso y la obesidad para la salud?

Enfermedad de las arterias coronarias
Presión arterial alta
Derrame cerebral
Diabetes de tipo 2
Síndrome metabólico
Cáncer
Osteoartritis
Apnea del sueño
Problemas de la reproducción
Cálculos en la vesícula
Problemas de salud relacionados con el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes

En el futuro explicaremos detalladamente en qué consiste cada uno de estos padecimientos y su relación con el sobrepeso. Apreciamos tus comentarios y saber si te pareció útil este artículo.

 Fuentes: Centro Clínico de Psicología Previ, en España, Clínica Universitaria Pamplona, Departamento de Pediatría, España y el blog comesalud.

A %d blogueros les gusta esto: